Le hablas a un público multiplicado por miles

El locutor debe educar, comunicar, entretener, pero siempre con cultura, lo mejor de la vida social de una persona.
23
Oct

Le hablas a un público multiplicado por miles

ENTREVISTA A  RODOLFO ESPINAL

Mientras declamaba poesías, cantaba o realizaba algún papel de niño, cuando participaba en el programa radial La Hora Dominicana, Don Rodolfo Espinal jamás pensó en convertirse en un referente de la locución comercial.

Sus primeros contactos con el micrófono, los llevaba a cabo cuando se hacía presente en el programa de su padre, quien se desempeñaba como cónsul general de las Antillas Holandesas en República Dominicana.

Realizando sus estudios escolares en Curazao, participa, como parte del elenco, en lo que se llamó Radiodifusora Juvenil y un año después pasa a ser su director por dos años. Así inicia su carrera en la locución.

Para el año 1963 se inclina hacia la locución comercial, a través de su programa musical en la emisora Radio Mil. Es desde allí cuando escuchan su voz y es contratado por grandes publicitarias de ese entonces en el país.

El locutor debe educar, comunicar, entretener, pero siempre con cultura, lo mejor de la vida social de una persona, considera Rodolfo Espinal. Debe tener consciencia de que le está hablando a un público que puede ser multiplicado por miles.

Agrega que se debe de sentir que se tiene una responsabilidad con el público. Tener consciencia, sobre todo de qué está haciendo.

“La mayor responsabilidad de un locutor es tener la consciencia de que le está hablando a un público que puede ser multiplicado por miles y que uno tiene una incidencia en ese público que escucha a uno”.

 

VIDEO: Especial #NuestrosPadrinos

Conoce a Rodolfo Espinal